viernes, 22 de mayo de 2015

Solemnidad de Pentecostés/B

Solemnidad de Pentecostés/B
La fiesta litúrgica de Pentecostés tiene la capacidad de actualizar aquella efusión del Espíritu Santo, para renovar hoy todo el universo. El Espíritu Santo, alma de la Iglesia. El Espíritu Santo, alma de nuestra alma, dulce huésped del alma.

jueves, 14 de mayo de 2015

Homilía Fiesta de la Ascensión del Señor/B

Homilía Fiesta de la Ascensión del Señor/B
La fiesta de la Ascensión nos invita a tener presente dos aspectos importantes. En primer lugar, la Ascensión nos reclama a dirigir nuestra mirada al cielo, donde Jesús glorificado se encuentra sentado a la derecha del Padre. Y, en segundo lugar, esta fiesta nos hace tomar conciencia de lo que ella significa para nosotros como compromiso: la misión de los discípulos, y en ellos la de todos los creyentes en Cristo, recibe su última confirmación antes de su subida al cielo. Él nos envía a transformar el mundo según el diseño de Dios, impulsados con la fuerza del Espíritu Santo.

viernes, 8 de mayo de 2015

VI Domingo de Pascua/B

VI Domingo de Pascua/B
“Permanezcan en mi Amor. Si cumplen mis mandamientos permanecen en mi Amor, lo mismo que Yo cumplo los mandamientos de mi Padre y permanezco en su Amor”(Jn 15, 9-10). Amar a Dios y permanecer en su Amor es hacer lo que El nos pide. La palabra “mandamientos” no se refiere sólo a los que conocemos como los 10 Mandamientos, sino a “todo” lo que Dios desea de nosotros. Es el caso entre Dios Padre y Dios Hijo: éste hace lo que el Padre quiere y es así como permanece amando al Padre.

viernes, 1 de mayo de 2015

Homilía Domingo V de Pascua/B

Homilía Domingo V de Pascua/B
La vid es una imagen que sirve para indicar al Pueblo de Dios: “Dios plantó una vid en este mundo. Dios cultivó esta vid, su viña, y la ha protegido”.Esta imagen de la vid, de la viña, tiene un significado esponsal y es expresión del hecho de que Dios busca el amor de su criatura, que quiere entrar en una relación de amor, en una relación esponsal con el mundo a través del Pueblo elegido por Él.

miércoles, 22 de abril de 2015

Domingo IV de Pascua del Buen Pastor/B

Domingo IV de Pascua del Buen Pastor/B
La liturgia del IV Domingo de Pascua nos presenta uno de los iconos más bellos que, desde los primeros siglos de la Iglesia, han representado al Señor Jesús: el del Buen Pastor. El Evangelio de san Juan, en el capítulo décimo, nos describe los rasgos peculiares de la relación entre Cristo Pastor y su rebaño, una relación tan estrecha quenadie podrá jamás apartar a las ovejas de su mano. Estas, de hecho, están unidas a Él por un vínculo de amor y de conocimiento recíproco, que les garantiza el don inconmensurable de la vida eterna. Al mismo tiempo, la actitud del rebaño hacia el Buen Pastor, Cristo, es presentada por el Evangelista con dos verbos específicos: escuchar y seguir.

viernes, 17 de abril de 2015

Domingo III de Pascua/B

Domingo III de Pascua/B
Vida nueva que implica arrepentirnos de nuestros pecados y convertirnos (1ª lectura). Vida nueva de santidad, gracias al perdón de los pecados ofrecido por Cristo como víctima de expiación por nuestros pecados (2ª lectura). Vida nueva que tenemos que transmitir a nuestros hermanos para que vuelvan también a Dios (evangelio).

viernes, 10 de abril de 2015

Domingo II de Pascua/B

Domingo II de Pascua/B
El domingo de la Divina Misericordia nace de un pedido de Cristo a una religiosa polaca del siglo XX, santa Faustina. Es una fiesta para manifestar en el mundo su inmensa compasión por los Hombres: “Deseo que la fiesta de la Misericordia sea un recurso y un refugio para todas las almas y sobre todo para los pobres pecadores. En este día, las puertas de mi misericordia están abiertas, yo les daré un océano de gracias a las almas que se aproximarán a la fuente de mi misericordia” le dijo Jesús a santa Faustina.