viernes, 23 de enero de 2015

HOMILÍA

HOMILÍA
Si, a título diverso, todos los bautizados son pescados y pescadores a la vez, entonces aquí se abre un gran campo de acción para los laicos. Los sacerdotes estamos más preparados para hacer de pastores que para hacer de pescadores. Hallamos más fácil alimentar, con la Palabra y los sacramentos, a las personas que vienen espontáneamente a la iglesia, que ir nosotros mismos a buscar a los alejados. Queda, por lo tanto, en gran parte, desasistido el papel de pescadores. Los laicos cristianos, por su inserción más directa en la sociedad, son los colaboradores insustituibles en esta tarea.

viernes, 16 de enero de 2015

Hmilía Domingo II del Tiempo Ordinario/B

Homilía Domingo II del Tiempo Ordinario/B

“¿A quién buscan?” son las primeras palabras de Cristo en el evangelio de san Juan; quiere averiguar la recta intención de estos primeros seguidores. El joven Samuel en la primera lectura también buscaba a Dios, por eso le servía feliz en el templo día y noche a las órdenes del sacerdote Elí. San Pablo nos recuerda en la segunda lectura que quien busca y encuentra al Señor tiene que llevar una vida digna, porque somos del Señor y nuestro cuerpo se convierte en templo del Espíritu.



viernes, 9 de enero de 2015

Homilía sobre El Bautismo del Señor | Parroquia de Nuestra Señora de la Soledad

Homilía sobre El Bautismo del Señor | Parroquia de Nuestra Señora de la Soledad
El tiempo navideño nos habla de la estrella que guía a los Magos de Oriente hasta la casa de Belén, y nos invita a mirar al cielo que se abre sobre el Jordán, mientras resuena la voz de Dios. Son signos a través de los cuales el Señor no se cansa de repetirnos: “Sí, estoy aquí. Os conozco. Os amo. Hay un camino que desde mí va hasta vosotros. Hay un camino que desde vosotros sube hacia mí”. El Creador, para poder dejarse ver y tocar, asumió en Jesús las dimensiones de un niño, de un ser humano como nosotros. Al mismo tiempo, Dios, al hacerse pequeño, hizo resplandecer la luz de su grandeza, porque, precisamente abajándose hasta la impotencia inerme del amor, demuestra cuál es la verdadera grandeza, más aún, qué quiere decir ser Dios.

LA FAMILIA en el Magisterio de SS. Francisco | Parroquia de Nuestra Señora de la Soledad

LA FAMILIA en el Magisterio de SS. Francisco | Parroquia de Nuestra Señora de la Soledad
El Niño Jesús con su Madre María y con San José, son un ejemplo familiar sencillo pero sobre todo luminoso. La luz que irradia es luz de misericordia y de salvación para el mundo entero, luz de verdad para todo hombre, para la familia humana y para cada familia. Esta luz que viene de la Sagrada Familia nos anima a ofrecer calor humano en aquellas situaciones familiares en el cual, por diversos motivos, falta la paz, falta la armonía y falta el perdón.

viernes, 2 de enero de 2015

Parroquia de Nuestra Señora de la Soledad | La casa en internet de la Parroquia de Nuestra Señora de la Soledad en Irapuato Guanajuato, México

Parroquia de Nuestra Señora de la Soledad | La casa en internet de la Parroquia de Nuestra Señora de la Soledad en Irapuato Guanajuato, México
En este recorrido que hacen los Magos de Oriente está simbolizado el destino de todo hombre: nuestra vida es un camino, iluminados por luces que nos permiten entrever el sendero, hasta encontrar la plenitud de la verdad y del amor, que nosotros cristianos reconocemos en Jesús, Luz del mundo. Y todo hombre, como los Magos, tiene a disposición dos grandes “libros” de los que sacar los signos para orientarse en su peregrinación: el libro de la creación y el libro de las Sagradas Escrituras.

miércoles, 31 de diciembre de 2014

Homilía de la Soleminidad de María, Madre de Dios | Parroquia de Nuestra Señora de la Soledad

Homilía de la Soleminidad de María, Madre de Dios | Parroquia de Nuestra Señora de la Soledad
María está desde siempre presente en el corazón, en la devoción y, sobre todo, en el camino de fe del pueblo cristiano. «La Iglesia… camina en el tiempo… Pero en este camino —deseo destacarlo enseguida— procede recorriendo de nuevo el itinerario realizado por la Virgen María» (Juan Pablo II, Enc. Redemptoris Mater, 2). Nuestro itinerario de fe es igual al de María, y por eso la sentimos particularmente cercana a nosotros. Por lo que respecta a la fe, que es el quicio de la vida cristiana, la Madre de Dios ha compartido nuestra condición, ha debido caminar por los mismos caminos que recorremos nosotros, a veces difíciles y oscuros, ha debido avanzar en «la peregrinación de la fe» (Conc. Ecum. Vat. II, Const. Lumen gentium, 58).

Vísperas de la Solemnidad de María, Madre de Dios | Parroquia de Nuestra Señora de la Soledad

Vísperas de la Solemnidad de María, Madre de Dios | Parroquia de Nuestra Señora de la Soledad
La visión bíblica y cristiana del tiempo y de la historia no es cíclica, sino lineal: es un camino que va hacia una realización. Un año que pasó, por lo tanto, no nos conduce a una realidad que termina sino a una realidad que se cumple, es un ulterior paso hacia la meta que está delante de nosotros: una meta de esperanza y una meta de felicidad, porque encontraremos a Dios, razón de nuestra esperanza y fuente de nuestra Leticia, alegría.

viernes, 26 de diciembre de 2014

Homulía: Primer Domingo después de Navidad, la Sagrada Familia | Parroquia de Nuestra Señora de la Soledad

Homilía: Primer Domingo después de Navidad, la Sagrada Familia | Parroquia de Nuestra Señora de la Soledad
Jesús quiso nacer y crecer en una familia humana; tuvo a la Virgen María como madre; y san José le hizo de padre. Ellos lo criaron y educaron con inmenso amor. La familia de Jesús merece de verdad el título de ‘santa’, porque su mayor anhelo era cumplir la voluntad de Dios, encarnada en la adorable presencia de Jesús.

miércoles, 24 de diciembre de 2014

Homilías de Nochebuena y Navidad/B | Parroquia de Nuestra Señora de la Soledad

Homilías de Nochebuena y Navidad/B | Parroquia de Nuestra Señora de la Soledad
Como se les anunció a los pastores de Belén, pregonamos la luz y la paz de Dios: “Hoy les ha nacido el Salvador, el Mesías, el Señor” (Lc. 2,11). Resuena en esta noche, antiguo y siempre nuevo, el anuncio del nacimiento del Señor. Resuena para quien está en vela, como los pastores de Belén hace dos mil años; resuena para quien ha acogido la llamada del Adviento y, vigilante en la espera, está dispuesto a acoger el gozoso mensaje, que se hace canto en la liturgia: “Hoy nos ha nacido un Salvador”.